Cuando está cachonda, esta pelirroja necesita un buen pollón con el que gozar del sexo. Y no hay mejores rabos que los de los mulatos, como éste con el que queda en casa y que le mete una soberana follada, que la deja cachonda y mojadita sobre el sofá.