Había quedado para estudiar con un compañero, pero esta colegiala no es muy disciplinada que digamos. Asi que, después de charlar un ratito, decidió seducirle con su cuerpazo joven y le dejó hacer con ella lo que quisiese. Y como no, eso incluyó una brutal enculada que la golfilla agradeció muchísimo.