Aunque en su vida diaria se muestra muy tímida, esta chinita oculta una faceta de zorra que nadie conoce. En cuanto tiene cerca a su novio con esa polla preparada para follar, la chavala se suelta la melena y no duda en chupársela, para dejarla a punto y probarla dentro de su coño peludo.