Después de beberse hasta el agua de los floreros, estas zorras acabaron muy borrachas y, cuando el stripper salió a la pista, ellas empezaron a turnarse para chuparle la polla a conciencia, hasta que una de ellas acabó recibiendo una buena corrida facial.