Al entrar en la ducha, pilló a su hija en pelotas. La chica está muy buena y, al ver sus pechotes, acabó con su polla dura y erecta. Ella entonces solo tuvo ojos para ese rabo y al final, le invitó a pasar a la bañera para follar duro juntos antes de que su madre los pillase.